CONVENIO SOBRE EL TRASLADO DE PERSONAS CONDENADAS DE 1983: OBLIGACIÓN DE INFORMACIÓN Y DE TRÁNSITO DE CONDENADOS

El CONVENIO SOBRE EL TRASLADO DE PERSONAS CONDENADAS DE ESTRASBURGO DE 1983 CONVENIO SOBRE EL TRASLADO DE PERSONAS CONDENADAS es un importante instrumento de colaboración y cooperación en el traslado de personas condenadas entre los países firmantes del acuerdo, llevándose a cabo entre los Ministros de Justicia de los estados afectados por el traslado, pudiendo, una vez producido el traslado, proseguirse el cumplimiento de la condena o convertir (adaptarse) la pena a las leyes del estado de cumplimiento.

INFORMACIÓN A LOS CONDENADOS

Los condenados a los que se le pueda aplicar el Convenio sobre el traslado de personas deben ser informados por el Estado de condena, al igual que de cualquier gestión al respecto. Y, si por el contrario, el condenado hubiera solicitado el traslado, haya sido la petición realizada al Estado de cumplimiento o al Estado de condena, el Estado de condena debe informar al Estado del nacional condenado.

TRÁNSITO DE CONDENADOS

Los estados parte del Convenio están obligados a aceptar una petición de tránsito de una persona condenada por su territorio, siempre que la solicitud sea realizada por un Estado que hubiese acordado el traslado de una persona condenada con otra parte del Convenio o con un tercer Estado.

Los únicos motivos de denegación del tránsito son los siguientes:

– El condenado fuera uno de sus nacionales.

– La infracción que hubiera dado lugar a la condena no constituyera una infracción.

No obstante, no es necesaria la autorización de tránsito si es aéreo y no se realizase ningún aterrizaje, salvo que el Estado exija que se le notifique en la firma, ratificación, aceptación, aprobación o adhesión.

Por lo expuesto, a los condenados que les pueda ser de aplicación el Convenio sobre el traslado de personas condenadas deben ser informados por el estado de condena del mismo. De la misma manera, los estados firmantes del Convenio están obligados a permitir el tránsito de los condenados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×